Ex neonazi conversa con el hijo de dos sobrevivientes del Holocausto

Ex neonazi conversa con el hijo de sobrevivientes del Holocausto

Durante la primera semana de su año sabático en el extranjero, en Ottawa, Canadá, en 1984, el profesor de la Universidad de Haifa Gabriel Weimann vio el juicio de Ernst Zündel desde su televisión. Recién llegado para pasar el año aprendiendo sobre el antisemitismo en los medios de comunicación, recordó el Dr. Weimann, observó cómo el entonces residente canadiense, con un fuerte acento alemán, sostenía desde las paredes de la sala del tribunal que Auschwitz no era un campo de exterminio, y que ningún judío fue exterminado allí.

Zündel insistió en que Auschwitz era un campo educativo para enseñar a los judíos a conseguir trabajo, y que la razón por la que había una valla alrededor, según él, no era para mantener a los residentes dentro, sino para mantener fuera a los muchos profesionales esperanzados que competían por entrar en este centro vocacional tan deseado.

“O este tipo miente, o mi madre, superviviente de Auschwitz, miente”, recuerda el Dr. Weimann. “Por supuesto, yo sabía que estaba mintiendo, pero ¿qué pasa con todos los canadienses que estaban mirando? Algunos de ellos no conocen el Holocausto, ya que no tienen una madre que haya salido de Auschwitz y haya sobrevivido”, subraya.

Zündel fue condenado por difundir odio y mentiras sobre los judíos y el Holocausto y finalmente fue expulsado de Canadá. Y Weimann sigue investigando el antisemitismo. Pero en el contexto de la Internet actual y su capacidad de proliferar exponencialmente esos mensajes de odio, los esfuerzos por perseguir a los Zündel modernos son prácticamente infructuosos.

Dado que grandes redes de personas difunden mentiras y odio a través de las redes sociales 76 años después de Auschwitz, el Dr. Weimann sostiene que “no hay demasiados supervivientes que puedan desmentir a los negacionistas. La lucha contra los mensajes en línea parece imposible”.

Weimann investiga la difusión de mensajes antisemitas y de odio en línea a través de la red oscura y de plataformas populares como TikTok, Facebook, YouTube y Twitter. Hace unos años, junto con el analista de inteligencia web Ari Ben-Am, Weimann reveló un lenguaje que es utilizado en las redes sociales por los grupos antisemitas, que a menudo vuela bajo el radar de los algoritmos diseñados por la inteligencia artificial.

El lenguaje se basa en números, acrónimos e imágenes ocultas para evadir la detección del lenguaje que se elimina automáticamente de los sitios de medios sociales. Según el estudio, gran parte de este lenguaje codificado se basa en el uso de “silbidos de perro”, un mensaje codificado que se comunica a través de palabras o frases comúnmente entendidas por un determinado grupo de personas, pero no por otras. Puede ser tan sencillo como cambiar una palabra por otra, como cuando los usuarios de extrema derecha llaman a los judíos “Skypes”, a los afroamericanos “Googles” y a los latinos “Yahoos”, dice Weimann. Otras tácticas utilizan la numerología, donde los números representan personas o conceptos. Por ejemplo, el número 88 significa “Heil Hitler”, ya que la H es la octava letra del alfabeto. El lenguaje también emplea señales visuales manipulando memes ya populares de la cultura pop, ya que la capacidad de un algoritmo para detectar el discurso de odio dentro de una imagen es limitada.

Aunque prolifera exponencialmente en la actualidad, no es algo nuevo: Al Qaeda utilizó el lenguaje codificado para ocultar sus actividades durante los atentados del 11-S en lugar de palabras como Torres Gemelas, Pentágono y Casa Blanca.

El año pasado, al presentar sus descubrimientos sobre el lenguaje codificado que pasa desapercibido a los representantes de TikTok, la dirección de la empresa prometió personalmente a Weimann (una promesa que fue grabada por la radio de la BBC de Londres) que eliminarían todos esos mensajes. Hasta ahora, las promesas han resultado ser vacías. “No sólo no se ha eliminado nada, sino que se ha producido un fuerte aumento del 900-1000% de los mensajes de odio en TikTok”.

TikTok, sugiere Weimann, es la plataforma social más peligrosa, ya que sus 1.500 millones de usuarios activos están representados en su mayoría por niños y adolescentes, el grupo de edad más impresionable. El estudio del Dr. Weimann informó de “la inquietante presencia del extremismo de extrema derecha en vídeos, comentarios, símbolos e imágenes”, incluyendo propaganda nazi, desinformación, teorías de la conspiración y otros mensajes nacionalistas, fascistas, racistas, antisemitas, chovinistas, nativistas, antiinmigración, anti-LGBTQ y xenófobos utilizados para el reclutamiento de incidentes violentos.

“Hoy hay miles de ‘Zündels’, y nadie puede detenerlos y castigarlos, y mucho menos identificarlos”.

Entonces, ¿qué hacer con quienes hacen un mal uso de la rapidísima Internet de hoy y su capacidad de acceso a fuentes de odio instantáneas?

“No podemos detenernos y decir: volvamos a los días de la caverna. No se puede detener la evolución, el desarrollo y la modernidad. Pero, ¿se puede aprovechar la velocidad y el desarrollo de manera que se minimicen los daños y se maximicen las ventajas de internet?”.

La forma obvia de minimizar los daños eliminando los contenidos no siempre es pertinente debido a la sofisticación de los nuevos lenguajes codificados que eluden las fuerzas del orden y los algoritmos de las empresas de alta tecnología destinados a frenar el odio. Por tanto, la forma de inmunizar a los espectadores, plantea el Dr. Weimann, es enseñarles a ser espectadores críticos y conscientes de las noticias falsas, las mentiras, la tergiversación de la historia y el odio en línea.

El ex neonazi y miembro del KKK convertido en investigador del extremismo -un “converso” en todo el sentido de la palabra- y analista del Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento (ICSVE), TM Garret, cree que la respuesta para combatir ese extremismo es enseñar a humanizar mediante la compasión.

Nacido y criado en un pequeño pueblo protestante de Alemania, Garret creció como un niño acosado en una familia disfuncional y buscaba un propósito y un sentido de pertenencia. A los 13 años, al descubrir su masculinidad en el patio de la escuela, como hacían muchos chicos de su edad, Garret aprendió a contar chistes racistas y nazis, pero, a diferencia de sus compañeros, nunca superó la fase y fue “puesto en una caja” con la etiqueta de “niño nazi”. Aunque decía cosas antisemitas, su antisemitismo no era intencionado, afirma Garret, que entonces ni siquiera se daba cuenta de que los nazis eran algo del pasado. Pero después de asumir esta etiqueta, otro chico le regaló “música de odio” que resonó en él, lo que le llevó a unirse más tarde a un partido de extrema derecha en Alemania y, finalmente, a formar conexiones de ideas afines en Europa.

“Lo presentaban como derechos civiles para los blancos. Decían que tenemos un enemigo poderoso y malvado que quiere destruirnos y apoderarse del mundo, y yo puedo ser un superhéroe que salve a mi pueblo. Pensé que estaba haciendo algo noble. ¿Qué niño no quiere ser un superhéroe? Dame una capa”. bromea Garret.

Garret acabaría permaneciendo en el movimiento, al que llama “burbuja”, durante 15 años, creyendo de todo corazón que el Holocausto era una conspiración judía e incluso boicoteando ciertas empresas que estaban “dirigidas por el enemigo”.

Cuando el movimiento del poder blanco creció en los años 90, y Garret empezó a tener acceso a Internet, el movimiento del KKK en EE.UU. le animó a crear su propio grupo del KKK, lo que finalmente hizo en el año 2000.

Confirmando las conclusiones del estudio de Weimann, Garret afirma que los números, los códigos y los símbolos se utilizan a menudo en los movimientos extremistas para subvertir su reclutamiento y su trabajo. Según Garett, el 88 se sigue utilizando como “Heil Hitler” entre los neonazis, al igual que las demás palabras en clave. Además, dice Garret, los neonazis utilizan otras palabras en clave como “los benjamines” para representar a los judíos (debido a la tribu judía y a Benjamín Franklin en el billete de 100 dólares), y el signo OK para significar “poder blanco” porque también parece una W y una P cuando uno conecta su pulgar y su índice.

Utilizando los códigos por encima de la fuerza física, Garret recibió instrucciones para que su grupo no fuera violento. “Entendíamos que si éramos violentos, iríamos a la cárcel y no conseguiríamos nuestros objetivos, así que nuestro objetivo era convencer a la población de nuestra ideología para que tuviéramos la aprobación social y se unieran a nosotros, como ocurrió en el Tercer Reich”.

Una vez abordado por la policía en 2002, Garret se enfrentó a la posibilidad real de ser encarcelado si sus miembros cometían delitos violentos. “No quería admitir que mis miembros pudieran cometer delitos violentos. Les decíamos todo el tiempo que no lo hicieran. Pero me di cuenta de que no los tenía controlados. No éramos los hippies que difundían la paz y el amor: difundíamos un mensaje de odio y deshumanizábamos a nuestros enemigos. Atrajimos a personas que tal vez estuvieran dispuestas a hacer daño a la gente basándose en eso, y yo no quería ir a la cárcel por esto”, explica Garret, y se “retiró como antisemita” un año después del 11-S. “Perdí todos mis ingresos que estaban relacionados con el movimiento y empecé a empezar de nuevo”.

Por supuesto, señala, dejar el movimiento no lo desradicalizó de la noche a la mañana. “No sólo hay que sacar la cabeza del odio, sino también sacar el odio de la cabeza. Son dos cosas diferentes”, explica.

Al conocer a su casero musulmán y mediante la “compasión natural”, Garret acabó dándose cuenta de que había sido ignorante y se había equivocado. Tuvieron que pasar 10 años hasta que pudo enfrentarse plenamente a sí mismo y examinar de verdad todas las mentiras, el miedo y el odio asociados al KKK y al movimiento neonazi.

Hoy, en su trabajo como investigador, relata. “Puedes ver la diferencia en el tiempo que se tarda en radicalizarse sin y con Internet. En 1988, empezó en el patio de la escuela contando chistes antisemitas… en aquel entonces tuve que introducir Mein Kampf de contrabando en Alemania, donde estaba prohibido, pero ahora puedes descargar fácilmente un enlace y leerlo”.

Además, “el reclutamiento es mucho más fácil hoy en día”, declara Garret. “Antes de Internet, veías un folleto o una pegatina, o ibas a un concierto o a algún tipo de ‘entretenimiento de núcleo blando’ para atraerte lentamente. El odio suave se volvía más duro con el tiempo, pero hoy en día es más fácil para los extremistas reclutar rápidamente, ya que los mensajes de odio se vuelven incontrolables, y la moderación de las plataformas de medios se vuelve inmanejable”.

Al igual que el Dr. Weimann, Garret sostiene que Internet ha perdido el arte del discurso civil y lo califica de “bendición y maldición”.

Hoy en día, Garret vive actualmente en los Estados Unidos, donde está llevando a cabo el proceso de conversión judía. La primera vez que asistió a los servicios de Yom Kipur fue en 2019 en erev Yom Kipur. “Asistí a la Sinagoga Or Chadash en Memphis por primera vez para el servicio de Kol Nidre. El día en que los judíos de todo el mundo piden a Dios el perdón por sus pecados. Ningún otro día podría haber sido mejor para mi primera vez”, dijo.

En los servicios, la comunidad le preguntó cómo era el antisemitismo hoy en día en Alemania. Garret disipó sus preocupaciones y les dijo: “Los alemanes están tranquilos ahora, han reflexionado y expiado bastante, y no creo que sea ya un gran peligro”. Al día siguiente, cuando encendió su teléfono, dijo: “Me sentí como un mentiroso. Un neonazi había disparado contra la sinagoga de Halle”.

“Mientras estaba sentado y rezando en la sinagoga, no me di cuenta de que alguien podía entrar y disparar a todo el mundo. Yo también estaba sentado en la sinagoga con una kipá puesta, rezando en hebreo. De repente, me sentí inseguro”.

Pero este miedo que vive en los grupos minoritarios, dice Garret, puede ser desafiado a través de la empatía. Contó la historia de un estudiante universitario judío de Michigan cuya mezuzá fue descolgada y rota. Las cámaras de la universidad encontraron al hombre que lo hizo, y la policía le preguntó si presentaría cargos contra él. En su lugar, pidió sentarse con el joven y le pidió que la acompañara en una visita al Museo del Holocausto, y él aceptó. Tras admitir que no sabía nada del Holocausto y que no comprendía la gravedad de lo que había hecho, se disculpó y le compró una mezuzá nueva.

Aunque debería haber un castigo legal para los delitos, si un castigo social se repite una y otra vez, eso sólo ayuda a la radicalización y la deshumanización”, explica Garret como moraleja de la historia.

“Hoy en día, en todo el mundo, la gente está dispuesta a usar la violencia contra sus vecinos porque se deshumanizan, se llaman con nombres como ‘racistas’ y ‘asesinos de bebés’, y es más fácil usar la violencia contra un ‘racista’ o un ‘asesino de bebés’ que contra una ‘Jill’ o un ‘Jeff’. Tenemos que ver al ser humano que hay detrás de la etiqueta”, instó Garret.

“Si intimidamos a alguien fuera de la ciudad, aunque sea antisemita, no olvidará lo que le has hecho. Eso les ayudará a radicalizarse, y al no abrir la ‘caja’ en la que les han metido, eso nos convierte en parte del problema, porque también les estamos deshumanizando”.

“Cuando ves a los demás como tus semejantes”, continuó Garret, “te das cuenta de lo grandes que son los puntos en común. La forma de rezar, votar y amar se convierte en algo secundario cuando el miedo desaparece”.

Algunos la conocen como la “Regla de Oro”, aunque Garret citó a Hillel el Viejo, que dijo “Lo que es odioso para ti, no lo hagas a tu prójimo: esto es toda la Torá; el resto es la explicación; ve y aprende”.

La entrada Ex neonazi conversa con el hijo de dos sobrevivientes del Holocausto se publicó primero en Noticias de Israel.

.